El calendario marcaba el 22 de abril de 2018 y la roja femenina nos tenía preparado un día histórico que sentenció el futuro del fútbol femenino en Chile. Luego de una agónica Copa América que paralizó a la IV región de nuestro país, llegó el partido más importante de todos, el rival era ni más ni menos que Argentina. Nuestras guerreras salieron a la cancha y tenían las cosas claras.
Sonó el pitido final del encuentro y con ello, se selló la primera clasificación de Chile a un mundial de fútbol femenino. Pero eso no fue todo, pues esa victoria ante las trasandinas dejó a nuestras seleccionadas la posibilidad de disputar el repechaje a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.     
Un año pasó de aquello, hasta que llegó el anhelado 7 de junio del 2019. Se daba inicio al mundial de Francia y estas jugadoras nos hicieron gritar como nunca antes su extraordinaria participación en el certamen. Nos quedó un gusto amargo, pero esta selección sabe que marcó y marcará la historia del fútbol. El año siguió su curso y llegó el torneo “Copa Uber” disputado en el país de la zamba. Nuevamente la roja quebró la historia al arrebatarle el título a la poderosa escuadra brasileña, proclamándose campeonas en el mismo Brasil.
Cada una de ellas ha grabado su nombre en nuestras memorias por su garra al defender a nuestro país, pero también por sus goles históricos, sus nominaciones a premios FIFA, sus galardones como mejores jugadoras en sus respectivas ligas y podríamos seguir. Pero juntas son una selección imparable, juntas son históricas.
Son las grandes referentes para las generaciones que vienen, y este sábado saltarán nuevamente a la cancha frente a Zambia para preparar la antesala de lo que podría ser su histórica participación en los Juego Olímpicos de Tokio.
.
NOSOTRAS, LA CANCHA… Y EL RESTO ES HISTORIA…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.