¡Estas cabras lo merecen!
Ellas son las que están comenzando a escribir la historia del fútbol7 en nuestro país. Una historia de dulce y agraz, de felicidad y soledad al mismo tiempo. Ellas son las que nos han representado en torneos internacionales aún cuando muy pocos sabían de sus logros.  
Y es que su historia es reciente, pero sus presentaciones increíbles. Obtuvieron un cuarto lugar en la Copa América FIF7 de Lima del año 2018, pero como el fútbol da revanchas ese mismo año se consagraron campeonas en la Copa Intercontinental FIF7 Curitiba, nada más ni nada menos que en el país carioca. Dos años pasaron desde ese campeonato en Brasil, y volvieron a pisar sus tierras para darlo todo en la Copa América FIF7 de Porto Alegre. Dejaron la vida en cada partido, mostraron talento, garra y corazón, esa que caracteriza e identifica a nuestras guerreras, dieron tremenda cara y se metieron en el podio como la tercera mejor selección de Fútbol7 de América, dejando grabado cada uno de sus nombres en la historia del fútbol femenino.
Mil cosas pasaron en el proceso; falta de auspicios de grandes marcas, casi nula difusión de sus participaciones en distintos torneos y tener que juntar peso a peso para poder viajar a representar a nuestro país. Porque como si fuera poco el hecho de que el fútbol femenino siempre ha debido luchar contra la adversidad, cuanto más ellas, con un deporte que viene creciendo y que es menos visible y reconocido que el fútbol11.
Gracias totales. Gracias por abrir el camino a las nuevas generaciones, por su valentía, lucha y por dejar en alto el nombre de nuestro país. Gracias por ser las que abren el paso para que sean muchas más las que vivan sus sueños como los han vivido ustedes. 
.
NOSOTRAS, LA CANCHA… Y EL RESTO ES HISTORIA…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.